«Junto a» y «junto con»



La familia Bogart, boxers incluidos, junto a la chimenea.

«Junto a» y «junto con» son hermanos, pero no gemelos. O sea, que se parecen en lo relativo al «junto» y a la idea de proximidad, pero no son lo mismo por culpa de sus preposiciones. En resumen: no son sinónimos ni intercambiables. Así, podemos decir, y diremos bien…

Humphrey, Lauren y el pequeño Stephen están  junto a la chimenea. 

Este «junto a» significa que los Bogart están físicamente muy cerca de la chimenea.
También escribiremos sin problemas:

El niño lee un libro  junto con el protagonista de «El halcón maltés».

O sea, que lee con la ayuda de su padre. Porque «junto con» expresa «en colaboración con», «en compañía de»  o simplemente «con», pero no implica necesariamente cercanía física (aunque a veces colaborar implique estar juntos y reunirse y reunirse otra vez y luego otra y otras cuantas más...).

Por eso no podemos afirmar:

El pequeño de la casa se entretiene junto con su madre.*

Porque la Bacall está cerca de su hijo, sí, pero no hace nada para que se divierta; solo lo observa. También están todos junto a los tres bóxer, pero ni Lauren fuma junto con los perros ni Bogey lee junto con ellos. O sea, que la locución «junto con» no es un complemento de lugar sino de compañía; más en concreto (y si existiera este complemento), de colaboración. Y «junto a» es solo un complemento de lugar. 

Hay un pequeño bate junto al pequeño Bogart.
Ella está sentada junto a una mesa de inspiración marroquí.
La casa de Holmby Hills la habitaban Lauren y Humphrey junto con sus dos hijos y los tres perros.

Por eso, no sería correcto asegurar (aunque pasaran mucho rato unos con otros bebiendo y fumando y sin parar de reír):

Bogart, junto a Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis, formó Rat Pack.*
 
Pero sí podemos escribir:

Bogart, junto con Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis, formó Rat Pack.

En resumen: usa «junto a» únicamente cuando hables de estar físicamente juntos, pero no cuando quieras expresar una colaboración.

 Dean junto a Sammy y Frank. Por cierto, ¿dónde está Boguey?
¿Haciendo la foto?, ¿sacando a pasear al perro junto con Lauren?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Oyes o escuchas? Porque no es lo mismo...

Elvis escucha un disco, ¿será un blues de John Lee Hooker?
Al joven del tupé le encantaba la música negra
cuando
todavía nadie había oído hablar de él.




Nos gustan las palabras largas. Nos creemos que dan pedigrí a nuestro texto. Pero no, se lo quitan: resultan pesadas y nada elegantes. Manejamos como si nada influenciar, intencionalidad o climatología en lugar de sus versiones más cortas y ligeras: influir, intención, clima. 

El nombre que recibe ese alargamiento innecesario de los términos se llama sesquipedalismo Curioso, ¿verdad? Un nombre largo y raro para denunciar el hábito de alargar con palabros. Claro que la palabra abreviatura no solo tiene cinco sílabas, o sea, es muy larga, sino que además carece de abreviatura. Paradojas de la lengua…

La culpa de la existencia de esas palabras casi interminables la tienen, como siempre, los políticos, mediocres oradores que alargan los términos para ganar tiempo antes de responder a las insidiosas preguntas de los periodistas. Y nosotros los imitamos. 

Así, en un afán de sentirnos importantes, usamos términos largos aunque no expresen exactamente lo que queremos decir. Y preferimos escuchar a oír, pues este último verbo se nos queda corto, insuficiente. Sin embargo, y muy a mi pesar, yo oigo a mi vecino Manu cuando toca los bongos africanos después de comer, pero por nada del mundo se me ocurre escucharlo. Y lo mismo sucede con ver y mirar. Puedo mirar el cristal de mi ventana pero no verlo, porque mi adorada Ángeles acaba de dejarlo como los chorros del oro. Mirar y escuchar depende de nosotros ya que le ponemos intención, pero ver y oír no. 

También afirmamos vuelvo a repetir o vuelvo a insistir, cuando lo correcto sería vuelvo a decir o, sencillamente, insisto. Pero estos breves enunciados parecen quedarse cortos ante el tamaño de nuestra insistencia.

Sugiero: no seamos como los políticos y escuchemos cuando nos hablan. Seguro que oímos algo interesante.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...